The body.

El cuerpo yacía –como en la novela de Stephen King: The Body–, sobre la fría plancha de acero inoxidable de la Morgue. El médico forense hacía un primer acercamiento a las posibles causas de su deceso: Extirpó de las fosas nasales un ejemplar de langosta, sin duda era de la familia de los Ortópteros, ésas diminutas criaturas son de las más sorprendentes del reino animal; pueden vivir en los lugares más insólitos y mantenerse con vida con muy poco alimento. El origen de ése insecto respondería muchas preguntas acerca de las últimas horas de vida de ese cuerpo. Sin nombre aún. Asesinato o simple suicidio.

Era una crisálida. Bajo el microscopio descubrió lo que parecía un chip incrustado en unos de sus órganos. Ya sabía que durante este proceso de renovación el insecto pasa por un fase de metamorfosis en dónde puede curar heridas o reposicionar los órganos internos en torno a objetos extraños. Es decir, podría haber incoporado a su cuerpo un artefacto externo, como ese chip, gracias a la capacidad regenerativa que acompaña a esta etapa de transformación. O una nueva hipotesís llevaría a que este objeto podría haberse implantado en la crisálida antes de la muerte del desconocido.

Se sabía que la CIA impulsaba un programa para implantar chips de sabotaje en insectos, especialmente en langostas. Aunque los fines de este programa era solo el espionaje no sabriamos si el pronunciado envenenamiento de ese cuerpo tuviera algo qué ver con esta agencia. Por lo pronto no descartaríamos ninguna de las hipotesís. La principal era determinar que papel jugó el chip en la muerte del japonés. La autopsia determinaría que sustancia fue utilizada para envenerarlo. Por otra parte, la indagatoria recorrería los aspectos financieros, de relaciones sociales y laborales e incluso una posible causa de suicidio. Harakiri sin lesiones o la crisis bancaria en los EU. Suena razonable. No?.

Se sabía que por su aspecto bien podía ser un corredor de Wall Strett. Zapato italiano, traje de diseñador español muy reconocido EZ (No podemos poner marcas en el Record de Filiación), reloj suizo de alto valor y una marca de un tatuaje con una leyenda en inglés: “We will all laugh at gilded butterflies” –Todos nos reíremos de mariposas doradas–. Bueno más bien diría yo de “langostas doradas”.  Y de escasas 36 horas de vida.

langosta2

No había más pistas. Ni corporales ni en la escena del crimen. Es decir, en el terreno montañoso de aquella vía de acceso a la playa nudista de Zipolite, dónde fue encontrado el cadáver. 33 ó 35 años. Masculino. 68 kilos. 1.85 estatura. Encontrado recostado en el asiento delantero de un BMW azul 325i, sin señales aparentes de violencia o intento de robo. Es una madeja dificil de deshilar éstos casos, balbucéo el fiscal asignado al caso. Sin violencia ni robo ni alcohol. Es un caso para el archivo muerto. Doblemente muerto.

pentagono

En una oficina del Pentágono celebran el éxito de la misión: Crisálida Errante. Una langosta ha sido incrustada con un chip capaz de asesinar a un individuo con una carga letal de veneno degradable en sólo 15 minutos. El insecto ha sido enviado con la información genética del individuo, es decir su ADN y ha recorido seis mil kilométros hasta las playas nudistas de Oaxaca, en México. Su nombre Unsinagawa, ex-novio de Megan Fox, la estrella de Transformers y con quièn se hizò el mismo tatuaje: “Todos nos reiremos de mariposas doradas”. Su crimen: Tener amoríos con la directora ejecutiva del Pentàgono. Desde siempre se ha sabido que…

El clítoris es un arma de guerra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: